divorcio, pensión compensatoria

Divorcio por infidelidad, igual a cualquier otro

divorcio, pensión compensatoria

El abandono puede ayudar a conseguir la compensatoria, pero en España ni existe el divorcio por infidelidad ni hay pensión especial por esta causa.

Muchos clientes suelen preguntar si su pareja le es infiel y decide divorciarme, ¿afectarán las infidelidades a la pensión? La respuesta es clara; NO.

El divorcio en España, desde el año 2005 no es causal; es decir, no es preciso alegar motivo alguno para el divorcio y este se concede siempre que se solicita. Por tanto, no hay compensación especial, aunque la causa sea una infidelidad. En cambio, como se recuerda en este artículo, lo que se puede hacer, como en cualquier divorcio, es pedir la pensión compensatoria, si se dan las circunstancias que la ley indica.

Es probable que si el divorcio es por un abandono se refuerce la idea de “desprotección” del cónyuge abandonado y ayude a conseguirla, pero nunca se aumentará su cuantía por la infidelidad.

Por desgracia, la infidelidad es una de las principales causas en España de divorcio. Es donde se quiebra la confianza entre los dos, motivo más que suficiente para romper los vínculos de la unión. Pero, legalmente, que la motivación del divorcio sea la de la infidelidad no tiene apenas importancia.

Muchas personas creen de manera errónea que la “culpabilidad” de alguno de los cónyuges en la ruptura del matrimonio tendrá consecuencias jurídicas o penalización por parte de la ley. Pero no es así, y las infidelidades conyugales no son indemnizables en términos económicos en las salas judiciales.

El origen de esta equivocación está en que, hasta el cambio legal en 2005 (Ley 15/2005, de 8 de julio), en España era necesario alegar una causa para solicitar la separación o divorcio: había que indicar que al menos una de los dos partes había incurrido en un comportamiento culposo de entre los que venían tasados para poder tramitar la demanda. Además, en ocasiones, el cónyuge “inocente” -quien ha sido engañado por su pareja- no entiende que la justicia le otorgue los mismos derechos y ventajas que a la persona que ha llevado a la ruptura del matrimonio con su infidelidad.

Debemos recordar que, no sirve de nada alegar ante el juez para hacer valer las pretensiones del cónyuge “inocente” que el marido o la mujer le ha sido infiel. De hecho, si se intenta tomar esa línea, lo más probable es que el juez le llame al orden y le recuerde que a la justicia solo le interesa que los hijos del matrimonio estén protegidos ante la ruptura, que las pensiones cubran las necesidades y posibilidades del que las recibe y del que las da y que el reparto de bienes sea lo más equitativo posible. 

Fuente: Consumer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies