Hecho el testamento, ¿dónde se guarda?

Una vez que se otorga el testamento firmado en la notaría; el notario entrega una copia al testador, que puede ser autorizada o simple. Contra la práctica que se daba hace ya algunos años de que las copias fueran simples; actualmente se suelen entregar copias autorizadas. El original del testamento, donde el testador estampa su firma, queda custodiado por el notario.

Trámites de guardado del testamento

Dentro de los tres días hábiles siguientes, el notario remite un parte al Registro General de Actos de Ultima Voluntad. Ese Registro existe desde el año 1885 y se regula en uno de los anexos al Reglamento Notarial. En España los actos relativos a la voluntad de dichas personas en los que interviene notario se remiten obligatoriamente; mediante un sistema de partes, al mismo. De ahí la conveniencia de que se hagan notarialmente los testamentos; pues los testamentos ológrafos, por ejemplo, aquellos en los que el testador expresa su voluntad mediante un manuscrito realizado por él; con los requisitos legales, al margen de que pueden estar viciados por no cumplir los mismos; es fácil que se pierdan, se destruyan por aquellos a quienes no interese la voluntad del testador o caduquen por falta de tramitación en plazo. El Registro del testamento no es una condición de validez del mismo.

En el Registro no se archiva el testamento, éste queda en la notaría. El certificado que proporciona el Registro sólo hace referencia al hecho de haber otorgado o no testamento. Posteriormente, si queremos encontrar el testamento con la información que suministra el Registro, se acude al notario que custodia el protocolo a fin de que se expida la correspondiente copia del testamento. Es en ese momento cuando descubrimos a quién beneficia el testamento.

¿Cómo obtener el certificado de últimas voluntades?

Para obtener el certificado de últimas voluntades, que es el que libra el Registro General de Actos de Ultima Voluntad, lo más operativo suele ser acudir a cualquier notaría con el certificado de defunción correspondiente. No se puede solicitar hasta transcurridos quince días desde el fallecimiento de una persona. También puede obtenerlo el propio testador en vida, sin embargo; lo más rápido, barato y conveniente, si alguien no recuerda cómo hizo su testamento y dónde se encuentra, suele ser otorgar un nuevo testamento con la voluntad que se tenga en ese momento.

El Registro de Ultimas Voluntades es un instrumento que garantiza el cumplimiento de la auténtica voluntad sucesoria de una persona y está arraigado en nuestra cultura jurídica. En otros países, como el Reino Unido, no existe tal Registro y se es reticente a un sistema de registro sobre la base de que los testamentos suelen ser privados y se es receloso sobre la implementación de este sistema. Sin embargo, a nivel de la Unión Europea, se está trabajando sobre la interconexión de los distintos Registros de Ultimas Voluntades de los distintos Estados miembros. Existe, además, un Convenio internacional, hecho en Basilea en el año 1972 sobre el que descansa la cooperación jurídica internacional a tal fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies