Préstamos entre particulares

El Código Civil establece el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo.

En la ley no se prevé una forma para documentar el contrato de préstamo entre particulares, por ello bastaría con redactar un documento privado en el que conste la identidad del prestamista y del prestatario, las condiciones del préstamo, la fecha y el lugar, el importe a prestar, la duración del préstamo y si se aplicarán o no intereses. Pero para mayor seguridad jurídica para las partes lo ideal es que se documente el mismo ante Notario.

Los préstamos entre particulares están sujetas al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, pero exentos de tributación. Es decir, que hay que liquidar el impuesto, aunque sin pagar ninguna cantidad de dinero, ya que la transacción está exenta de tributación. Esto significa que aunque en principio quedan exentos de impuestos, existe la obligación de rendir cuentas a la Hacienda Pública

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies